05 febrero 2007

Constituyente: muchos temas irán a consulta

Con una consulta ciudadana como la única posible salida a la crisis permanente que vive la Asamblea Constituyente, los 255 representantes nacionales ya empiezan a hablar de los temas que no lograran dos tercios y que tendrá que definir el pueblo en el referéndum. Los desacuerdos comienzan desde el artículo 1 y están temas como la democracia, autonomía y tierras, entre los más polémicos.

Unidad Nacional (UN) y el Movimiento Al Socialismo (MAS) firmaron un pacto de intenciones para destrabar la Asamblea Constituyente, por el que acuerdan aprobar por dos tercios cada uno de los artículos del nuevo texto constitucional y llevar a referéndum aquellos que no logren ese respaldo. Esta iniciativa fue respaldada ayer por otras cuatro fuerzas: Concertación Nacional (CN); Alianza Social (AS); Movimiento Originario Popular (MOP) y el Movimiento Ayra (Renacer en aymara), que adelantaron su predisposición de ratificar este acuerdo.

Para Carlos Romero (MAS), la primera gran polémica en la que se embarcará la Asamblea será definir el tipo de Estado. Para el oficialismo es imposible pensar en una forma de Estado que no sea Social Plurinacional, que reconozca a las 36 etnias como naciones y nacionalidades dentro de Bolivia. Para la oposición, lo más factible es un Estado social, democrático y de derecho.

Otro punto que Romero está convencido que será consultado al pueblo será las autonomías. El ex director del Centro de Estudios Sociales y Jurídicos explica que habrá un sector de la Asamblea que querrá que los gobiernos departamentales tengan competencias plenas sobre los recursos naturales renovables y que las compartan con el Gobierno en el caso de las no renovables. "Eso será algo que no aceptará el MAS". Gamal Serhan, de Podemos, asegura que, en la lógica del MAS, queda por ver quién explota los recursos naturales, el Estado Nacional o las nacionalidades que pretende reconocer.

El emenerrista Eduardo Yáñez le suma a esos puntos la distribución territorial. Explica que está en juego qué clase de unidades políticas administrativas habrá, cuántos departamentos saldrán de la Asamblea, si habrá regiones, provincias, municipios o distrititos indígenas. También considera que, dentro de las autonomías, estarán en juego la distribución de recursos, tanto de impuestos como regalías. "Para algunos son muy pocas las regalías que se dan ahora a los departamentos, para otros la distribución es injusta y hay quien no está de acuerdo con el IDH. Ese será un tema central", dice.

Romero, como presidente de la Comisión Tierra y Territorio, observa que la política de redistribución de tierras que pretende instaurar el MAS no será aceptada por la oposición, así como el oficialismo no aceptará que el Instituto Nacional de Reforma Agraria se descentralice a las regiones. A ello le suma una nueva forma de economía y el fin del modelo neoliberal desde la Constitución.

Todos coinciden en que la forma de la democracia será otro tema que trabe la Asamblea. Si bien todos coinciden en que deberá haber democracia liberal (concepto de un ciudadano, un voto) y corporativa (usos y costumbres para pueblos indígenas), no coinciden en los ámbitos en los que se debe aplicar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...