14 octubre 2003

Democracia moribunda

Hasta hace unos años atrás, los políticos daban discursos llenándose la boca con la " importancia de haber recuperado la democracia", parecía que el solo hecho de vivir supuestamente en ese régimen garantizaría mejores días para la población. Y no es que ejercitar la democracia no sea
importante, lo malo es que en nombre de la ella vivimos una época de dictadura "democratica".

Esta afirmación es atrevida, pero permítanme explicarla. La Constitución Política del Estado establece que la soberanía reside en el pueblo, pero que su ejercicio está delegado a los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, pero también establece la independencia de estos órganos.


Podríamos partir del ejercicio de ¿quién es el candidato a la presidencia de un partido político?; pero hasta la pregunta es tonta y a estas alturas obvia la respuesta: el jefe del partido político en cuestión, es decir, quien dependiendo de los votos y acuerdos a los que llegue, ocupará el Poder
Ejecutivo o negociará de una u otra forma ser parte de él.

Ahora bien; quien o quiénes deciden los nombres de los Senadores o Diputados; mismos que luego constituirán el Poder Legislativo. Dado el sistema caciquista en el que vivimos, son los jefes de los partidos políticos los que deciden quienes ocuparán dichos cargos, por lo que le deben
obediencia al jefe del partido, bajo el disfraz de la disciplina partidaria que a la vez se traduce de adulaciones y subordinaciones que insultarían a cualquier persona que se considere capaz y pensante. Esta falsa disciplina partidaria es además, un velo para aceptar de manera tácita la dictadura de los jefes de partidos políticos.

Pero vamos un poquito más allá, ¿quienes nombran a los Ministros de la Corte Suprema de Justicia, a los Magistrados del Tribunal Constitucional, a los Consejeros de la Judicatura, al Fiscal General de la República y al Defensor del Pueblo?; correcto el congreso, es decir como existe disciplina partidaria los jefes de los partidos políticos deciden las autoridades del Poder Judicial.

De ahí que vemos que le hacen renunciar a un ministro de estado, sin nombrar su sucesor para correr a votar porque su senador suplente se encuentra en vacación; quise decir en comisión, quien sabe en que lugar disfrutando de los muchos recursos que tenemos como nación, pasajes y
viáticos modestos, realizando gestiones importantísimas para el país, mientras este se debate entre la vida y la muerte.

¿Y así nos quieren hacer creer que vivimos en democracia?. ¡Basta por favor!. A lo mejor parecemos pero no somos... Resulta que hasta la permanencia de un presidente depende de las ganas de su esposa de seguir siendo la primera dama.

Me pregunto entonces: ¿Como puede pedirse respeto "al imperio de la ley" cuando son los políticos partidarios los primeros en romperla?. Abundando más, ¿por quien y para quien son elaboradas las leyes? ¿alguna vez como ciudadanos hemos sido consultados sobre la conveniencia o no de una ley o de una política?

La democracia esta moribunda... la que fue concebida para favorecer a unos cuantos a nombre de todos. El pueblo no solo debe participar votando, ese es un derecho ciudadano, no de la democracia.

La democracia, con sus apenas 21 años de edad reclama dejar de ser manoseada por un sistema monopólico de partidos políticos que solo la han usado para beneficio personal... Por esto, creo que tenemos que tomar la decisión de cual es el tipo de medicina que debemos usar para que nuestra democracia no se muera, o de otra manera dejémosla morir en paz.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...