07 diciembre 2010

Los fieles del MAS

Estos días ha cobrado notoriedad la disputa entre el partido de gobierno y la jerarquía de la Iglesia Católica, a partir de una declaración que hizo Monseñor Tito Solari. ¿Que fue “tan” grave de las declaraciones de Solari que causo la furia del Presidente Morales? que inclusive lo acusó de ser vocero de Estados Unidos. Solari dijo “siento la preocupación grande de que los jóvenes, hay jóvenes de los colegios que en la noche salen a trabajar en el tráfico de la cocaína” en el Chapare.

Para nadie es un secreto que el Chapare se ha vuelto tierra de nadie, que los cocaleros al sentirse respaldados por el gobierno, han hecho del comercio de la coca un festín para todos los que se dedican a la producción y comercialización de la cocaína. Pero lo que molesto a Evo Morales –y así lo afirmo el presidente- es que las declaraciones de Solari se convertían en un ataque a él, al hablar del Chapare. Y es que puso el dedo en la llaga, y hablo de un tema casi vetado pues expone que la política de protección a los cocaleros del Chapare por parte del gobierno, ha degenerado en que este lugar se convierta en una zona franca para el negocio del narcotráfico. Según los personeros del gobierno, estas declaraciones comprometen al gobierno con el narcotráfico y por ende se alinean a las dos amenazas que Estados Unidos ha definido en el contexto internacional; el terrorismo y el narcotráfico.

Pero desde hace tiempo, yo sostengo que el Movimiento al Socialismo no quiere tener militantes, en realidad lo que busca es tener fieles. Si fieles, y ¿cuál es la característica de los feligreses? Los feligreses creemos por un acto de fe –de ahí el denominativo- es decir, creemos porque si y no necesitamos más evidencia que nuestra fe. Y eso es lo que espera el gobierno de la gente, que crean en lo que dice porque ellos lo dicen. Pero Evo Morales no es Dios, ni el MAS es la Iglesia Católica.

Es por esta razón que el MAS ha decidido iniciar la cruzada en contra de la Iglesia Católica, porque esta le disputa fieles. Y hoy se han convertido en paganos del Estado Plurinacional y de su papa Evo Morales, por lo que es necesario tomar el control de los “pobres” que todavía creen en la jerarquía de la Iglesia Católica, la que en algún momento les fue útil para llegar al poder.

De ahí que con el afán de disciplinar a la Iglesia, y por ende tomar el control de los fieles, se está presionando a la Iglesia con una posible tributación y lo más grave es que se pretende sacar a la Iglesia de las labores de educación que vienen realizando desde hace más de 60 años en el país, llegando a donde el Estado nunca llego y realizando trabajos de carácter social a favor de la gente más vulnerable (niños, niñas, adolecentes, mujeres, indígenas, personas de la tercera edad).

Yo no soy un defensor de Monseñor Tito Solari, quien jugó un papel preponderante junto a otros curas como Luis Sanchez (hoy premiado como Presidente de la ABC) en la asunción de Evo Morales como Presidente. Pero lo que es del Cesar es del Cesar, y no podemos callar lo que es evidente. Bolivia ha sido tomada por el narcotráfico con el silencio cómplice del gobierno y esto está penetrando a nuestras familias de manera directa o indirecta, y la Iglesia –con sus hombres y mujeres de carne y hueso- han realizado una labor social importante en el país.

Lo demás es disputa de fieles.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...