08 junio 2011

La Bolivia chuta


La Ley de Saneamiento Legal de Vehículos Indocumentados; es decir la ley para autos chutos, solo termina de mostrar la fragilidad del Estado para hacer cumplir la ley. Para hacer honor al artículo copiare y adaptare chutamente (ilegalmente) un mensaje que me llego a mi correo hace mucho tiempo atrás.

Pertenezco a un país donde la ley de ser siempre “más vivo” es la moneda que siempre es valorada tanto o más que el dólar.

Pertenezco a un país donde ser narcotraficante, contrabandista o coyote es mejor que ser emprendedor, micro, pequeño, mediano o gran empresario legalmente constituido. Un país donde hacerse rico de la noche a la mañana es una virtud más apreciada que formar un patrimonio a largo plazo basada en el trabajo, el esfuerzo, valores y respeto a los demás.

Pertenezco a un país donde estudiar y esforzarte para culminar una carrera universitaria o un postgrado ha pasado de moda, y es mejor ser dirigente universitario o sindical para ocupar un puesto negociando el apoyo de tus “bases” con el partido del gobierno de turno.

Pertenezco a un país donde, lamentablemente, los periódicos jamás se podrán vender como se venden en otros países, es decir, poniendo unas cajitas en las veredas donde uno paga por un solo periódico y saca un solo periódico dejando los demás donde están.
Pertenezco al país donde las “empresas privadas” son librerías particulares de sus empleados deshonestos, que se llevan para su casa hojas de papel, lapiceros, bolígrafos, lápices, marcadores y todo lo que pueda hacer falta para la tarea de sus hijos, entre otras cosas.

Pertenezco a un país donde la gente se siente triunfal si consigue colgarse del cable del vecino, puentea el medidor de luz o agua. Donde no hay interés por la ecología y las personas tiran la basura en las calles y luego se reclama al gobierno por no dar mantenimiento al alcantarillado.

Pertenezco a un país donde la gente inventa a la hora de llenar sus declaraciones para no pagar o pagar menos impuestos o donde es mejor comprar facturas. Donde se pide rebaja a costa de que no me emitan factura.

Pertenezco a un país donde la impuntualidad es un hábito. Donde los directivos de las empresas no generan capital humano. Donde no existe la cultura por la lectura y no hay conciencia ni memoria política, histórica ni económica.

Pertenezco a un país donde nuestros legisladores trabajan levantando la mano para aprobar leyes que lo único que hacen es premiar al que no cumple la ley (mejor si es oficialista), jode al que se esforzó en cumplirla y beneficia sólo a unos cuantos.

Pertenezco a un país donde las licencias de conducir y los certificados médicos se pueden "comprar", sin hacer ningún examen. Donde puede subir una persona de edad avanzada, o una mujer con un niño en brazos o algún minusválido y la persona que viene sentada en el asiento especial para estas personas se hace la dormida para no dárselo y si alguien le reclama se levantará pero para dar un golpe o decir una mala palabra.

Pertenezco a un país en el cual la prioridad de paso es para el automovilista y no para el peatón. Donde la gente busca como burlar la ley, pero que disfruta criticando a sus gobernantes. Mientras más le digo corrupto a Goni, mejor soy yo como persona, a pesar de que apenas ayer me consiguieron todas las preguntas del examen de mañana.

Cualquier similitud con la realidad de la Bolivia chuta es pura coincidencia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...