27 marzo 2013

Cóndor de los Andes por una camiseta

La sola idea de Evo Morales de condecorar al capitán del equipo contrario de la selección nacional, me causo mucha bronca. Si a eso le sumamos que contra los gauchos, no solo nos jugábamos la última posibilidad de seguir aspirando llegar al Mundial del Brasil 2014, sino que además es un duelo aparte por sus constantes quejas de la altura y por la última paliza que se llevaron en el Hernando Siles.

Mi nivel de indignación fue subiendo cuando averigüe que el Cóndor de los Andes, es la máxima condecoración que impone el Estado Boliviano a quienes hubiesen prestado grandes servicios a la nación. Distinción que debe ser entregada en un acto protocolar a la altura de las circunstancias.

Está claro que Messi es sin duda hoy el mejor jugador del mundo, pero yo me pregunto ¿qué servicio le presto a Bolivia? Decir que en la altura no se puede jugar?, que porque el pasto estaba seco no pudo meter un gol? como dicen sus compatriotas “andaaa”.

Después de terminado el partido y habiendo sentido como todo el Hernando Siles rechiflábamos a Messi; por la bronca que ha todos había generado el anuncio presidencial, y un poco con el sabor amargo del empate, no pensé que quedaría más espacio para más rabia.

Pero grande fue mi sorpresa al ver por televisión argentina, que el Presidente de Bolivia se había salido con la suya y había ido como quinceañero a la puerta del vestuario de la selección argentina, a declararle a Messi su admiración y a entregarle un regalito a nombre del Estado boliviano, poncho incluido.

Messi despeinado, sudado y descalzo lo recibió. Sin saber la importancia que tiene tal presea para los bolivianos ni siquiera la porto en su pecho, simplemente la guardo y se la entregó a su utilero. Me sentí humillado y me dije gracias a Dios Messi no es chileno, porque si no el mar hubiese dejado de ser un derecho y recuperarlo un deber, todo a cambio de una camiseta del 10 argentino en sus manos.

El Presidente se equivocó de vestuario agraviando a nuestros jugadores de la selección. Hasta Sánchez de Lozada que no sabía mucho de futbol iba a saludar a nuestros jugadores en el camerino porque entendía la importancia de ese acto. Si usted fuera jugador, como se sentiría al saber que su Presidente fue al otro vestidor? Yo también me siento así.

Los cóndores fueron Marcelo Martins Moreno que voló para clavar el único gol al arco contrario y Sergio Galarza que voló para salvar dos goles y se plantó en un mano a mano con Palacio y Messi para salvar otros dos más. Eso bolivianos, al igual que muchos otros más nos sentimos, cuando menos con rabia, con un Presidente que entrega nuestro orgullo por una camiseta.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...